persona catando vino

¿Cómo catar el vino? Pasos a seguir

Una cata de vinos es un momento mágico, donde entran en juego nuestros sentidos y emociones. A través de la degustación del vino se crea un vínculo entre el deleite de disfrutar de su aroma, sabor, textura y color, y las sensaciones que todo ello provoca en cada uno de nosotros.

Este análisis sensorial del vino puede realizarse: estableciendo una relación entre diferentes vinos (cata comparativa), ocultando algún dato del vino (cata a ciegas), degustando un mismo vino de diferentes añadas (cata vertical) o comparando vinos de una misma variedad de uva (cata varietal) .

Recomendaciones antes de comenzar la cata

Para realizar una cata de vinos se debe tener en cuenta el horario en el que se realiza. Por lo que se podría decir que un horario aconsejable para ella sería por la mañana una o dos horas antes de la comida o por la tarde. Teniendo en cuenta el hecho de que es mejor haber pasado la digestión para realizarla.

vinos preparados para cata

También se debe mostrar atención al lugar donde se va a realizar y los utensilios que se va a utilizar en dicha cata. Por lo que la temperatura ideal del lugar dedicado al evento debería ser de 20º, con una humedad relativa del 60-70%.

Muy importante es conocer que el número ideal de muestras en una cata de vinos es de entre 8 y 10. Y que el color de la sala es muy influyente a la hora de la valoración de una cata, pues es de sobra conocido que los colores afectan a nuestras percepciones, en este caso la del vino. Por ejemplo, es curioso saber que el color rojo potencia los sabores azucarados, el verde acentúa la acidez, el azul estimula la percepción de los amargos y el amarillo lo salado.

La última recomendación se detiene en las copas donde se va a servir el vino, debiendo ser estas de cristal fino, incoloro, liso y transparente para facilitar el proceso de cata.

Fases de una cata de vinos

Debemos llenar nuestra copa de vino un tercio aproximadamente, teniendo en cuenta la temperatura del mismo ya que existe una temperatura aconsejable para disfrutar del vino. De hecho, la copa siempre debe sostenerse por la base para no calentar el vino con nuestra propia temperatura corporal.

Chef en cata de vinos

A partir de este momento, podemos comenzar las diferentes fases de la cata:

Fase visual

Una vez considerado todo esto, tomamos nuestra copa y la elevamos de forma inclinada hasta la altura de los ojos. Después, se agita un poco para ver la textura de la lágrima del vino. Se recomienda hacerlo sobre un fondo de color blanco para realizar un análisis visual del vino más detallado.

A través de esta fase, se puede conocer la vejez o juventud del vino por su tonalidad, limpidez, y viscosidad, la suavidad o intensidad y la efervescencia. Por ejemplo, el vino tinto mientras más claro sea, significará que es más viejo.

Fase olfativa

Se tiene que agitar el vino en la copa, acercarlo a la nariz y realizar un par de inspiraciones lentas y profundas. Rotar la copa con velocidad y volver a oler de la misma forma.

Estas acciones no serviran para identificar la intensidad (baja, media o alta) y el carácter del vino (floral, frutal, vegetal, especiado entre otros).

Fase gustativa

Se toma un pequeño sorbo de vino y se impulsa para que el vino recorra toda la zona bucal y se empape de su sabor. Después de esto, se mantiene en la boca unos segundos para después escupirlo. El vino no se traga, es un dato importante a tener en cuenta. En esta fase, se puede conocer el sabor del vino, pudiendo ser este dulce, salado, ácido o amargo.

Fase de sensaciones

Aquí, se memoriza toda la variedad sensaciones que nos ha provocado el vino a su paso por nuestra boca. Estas sensaciones se juzgan y se expresan, poniéndolas en común y comentándolas con el resto de catadores.

Con estos conocimientos ya estáis preparados para poder disfrutar más profundamente de las virtudes del vino. ¿Os animáis a participar en una cata?